Bocados de realidad XIV

Aunque en primera instancia la intención de estos Bocados de realidad era poner una foto cada semana, lo cierto es que me parecía poca cosa y por eso intento poner al menos dos, intentando que guarden cierta relación entre ellas. En numerosas ocasiones esa relación la descubro al preparar las entradas; a partir de una foto que quiero subir busco otra que la acompañe y de qué manera puedo relacionarlas. Es por esto que, de alguna manera, preparar estas entradas me sirve para entender mejor lo que hago al encontrar intenciones coincidentes en fotos separadas en el tiempo.

La relación que he encontrado entre las que traigo hoy es que ambas están a medio camino entre una composición geométrica abstracta y una foto figurativa, aunque cada una de ellas opere en nuestra percepción de forma distinta, como trataré de explicar más adelante.

La primera de ellas, zócalos, está casi en la línea de las que incluí en el Bocados de realidad X dedicado al fotógrafo Franco Fontana. En aquella entrada puse unas imágenes en las que una composición geométrica muy potente determinaba la primera percepción de la imagen y una presencia entonces muy poco relevante de una figura, en unos caso personas, en otros un tractor labrando, aportaban la visión figurativa, dándole a la imagen una nueva dimensión. En este caso son los zócalos escalonados, con esa fantástica franja amarilla que además se desvía de la alineación que traen los grises para cerrar el ámbito que ocupa uno de los gatos y que finalmente acaba siendo el alma de la foto, los que asumen el primer protagonismo mientras que la presencia de los gatos, después, aunque casi inmediatamente esta vez, introduce la figuración.

Zócalos

En cuanto a la segunda imagen, como digo, opera en nuestra mirada de forma distinta, aquí lo primero que se observa, o que se interpreta, es la presencia de la mujer y es después, tras un análisis más demorado, cuando se aprecia que los elementos que intervienen en la composición: el quiosco metálico verde, la pamela, la pared blanca sobre la que se recorta la figura y la propia figura, engarzan una composición geométrica que además está en la misma gama de color. Claro que así es como lo veo yo, pero la mirada del autor nunca es la misma que la del observador de la foto, porque el autor conoce la escena completa de la que ha extraído una porción y cuando mira la foto está en posesión de todas las claves de la misma, mientras que el observador ve únicamente lo que se le muestra y con ello interpretar lo que el fotógrafo quiere transmitir.

Bodorrio

Comentarios

  1. Una maravilla también estas dos fotos. Las voy guardando en una carpeta, y las enseño cuando quiero explicar a alguien el tipo de fotos que más me gusta.
    La foto “zócalos”, aunque no tan radicalmente como la del anterior post, titulada “imperfección”, el primer pronto también me ha hecho clasificarla en ese grupo, aunque en este caso sea una gran imperfección (la del zócalo gris del primer plano), y además no se repita tantas veces el patrón y haya otros elementos en la composición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, ese desconchón en primer plano llama mucho la atención, aunque en este caso de forma indeseada. De todas formas como dice nuestro común admirado José Ramón en su blog, lo importante es el discurso, que sea lúcido y esté bien montado (me gustó mucho esa entrada “El mono” ¿la has visto?); en este caso yo construí el discurso en base a otros criterios, podría haber ido por ese lado que sugieres.

      Eliminar
    2. Claro que leí el artículo de José Ramón, dos o tres veces. Estuve a punto de comentar, pero al final no me atreví a meterme en un berenjenal del que posiblemente no hubiera sabido salir. La relación arte-comunicación, y la contraposición amateur-profesional entre los comunicadores y/o artistas es algo que me come mucho el coco.

      Eliminar
    3. Te había contestado y tratando de editar el comentario lo borré. Te decía, por si no llegaste a leerlo, que también es una cuestión, el concepto de arte, a la que le doy muchas vueltas, ¿cómo no si es un tema eterno? Y que estoy bastante de acuerdo con lo que José Ramón dice en su artículo o, al menos, me parece un discurso bien construido.

      Eliminar
    4. No había leído tu anterior respuesta. En cuanto a los artículos de José Ramón, lo que más me gusta es eso, que siempre son discursos bien construidos, con un argumento detrás de cada afirmación. Y además, construye sus exposiciones con un humor fuera de lo normal. Para mí es un genio.

      Eliminar
  2. ¿Y quién es el autor de Zócalos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un servidor. Cuando pongo una foto que no es mía lo digo expresamente, como no puede ser de otra manera.

      Eliminar
    2. Pues me gusta mucho esa foto.

      Eliminar
    3. Y yo me alegro mucho, Ángela, casi tanto como de que me visites. Ciertamente creo que es una de mis mejores fotos. Espero que las otras también te gusten, si no tanto al menos un poco.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PERELMAN, HÉROE O ENFERMO

Bocados de realidad XXIV