Bocados de realidad XVII

Las imágenes de esta semana pertenecen a la categoría que yo denomino pictóricas. No es un término demasiado preciso pues remite a la pintura y ésta abarca muchísimos estilos y motivos, se refiere en todo caso a la forma que tengo yo de aproximarme a la pintura mediante la fotografía.


En todos los textos que he leído sobre historia de la fotografía se dice que, en un principio, la fotografía pretendió ser pintura hasta que encontró su propia esencia; puede que en todo fotógrafo (o en algunos, tampoco hay que llevar las cosas al extremo) permanezcan aún restos de esa voluntad primigenia, es decir que albergue un pintor frustrado y que en algunas de sus fotografías dé salida a esta frustración, cada uno de manera distinta, en mi opinión, unas más  correctas que otras. Una que me parece especialmente deplorable es utilizar la aplicación de Apple (Procreate) que sirve para dibujar, pero que también permite transformar una fotografía en algo parecido a una pintura:


En algún foro de fotografía he visto subir fotos similares a esta y no sé si me sorprende más el hecho de que para alguien tenga interés ese tipo de manipulaciones o la admiración que despierta entre algunos miembros del foro.

En mi caso la forma de liberar esa supuesta frustración es con imágenes que, como las que incluyo a continuación y otras que he incluido en Bocados anteriores, sólo persiguen una composición estética; no documentan nada, no cuentan ninguna historia ni muestran ningún lugar ni objeto concretos, la imagen se justifica en sí misma. Eso sí, sin traicionar en ningún momento a la fotografía alterando su naturaleza que, en mi opinión, reside en que, de alguna manera, la realidad esté presente, que sea la realidad la materia prima con que se construye la imagen, aunque sea manipulada, alterada o transformada, pero nunca eliminada. De hecho en estas dos imágenes  sólo se han ajustado ligeramente algunos parámetros de luz, incluso y aunque no lo parezca, son en color, el color que captó la cámara. Aunque se aproximen a la pintura son fotografías.

Ocre

Composición



Comentarios

  1. Como bien indica el título de la serie, son bocados de realidad. Estoy totalmente de acuerdo en que es fundamental que sea la realidad la materia prima con que se construye la imagen. Independientemente de que comuniquen o no, de que cuenten historias o no, o documenten algo o no. Lo fotografiado está ahí realmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que compartamos esa opinión. Para mí está muy claro, pero contra lo que pudiera parecer, no hay mucha unanimidad en ese criterio. Yo creo que se identifica fotografía con todo aquello que se pueda hacer con el tándem cámara-programas de edición, igual que muchas veces se establece la equivalencia buena fotografía con los alardes técnicos o se limita la observación de una fotografía a valorar si está bien expuesta y otros parámetros técnicos. Creo que es un lugar al que nos han llevado las casas comerciales que lo que pretenden es vender cámaras.
      Gracias por comentar.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PERELMAN, HÉROE O ENFERMO

Bocados de realidad XXIV