Bocados de realidad VI

A vueltas con la realidad. Esta sección se llama Bocados de realidad y ciertamente lo que pretendo recoger en mis fotos son fragmentos de la realidad presentados de forma que resulte una imagen estéticamente atractiva. Podría decirse en base a ello que estas fotografías no reflejan la realidad al menos de forma fidedigna. No buscaré argumentos que oponer a esa afirmación, mejor diré que esas no son unas normas excesivamente estrictas y que en cualquier caso y como es bien sabido las normas están para romperse. Así, en ocasiones, como ocurre en estas fotos que traigo hoy, no renuncio a lo segundo es decir a conseguir imágenes que considero atractivas desde el punto de vista estético aunque para ello deba sacrificar en cierta medida la fidelidad a la realidad, a la visión real por decirlo mejor.

En el primer caso, la fotografía de la puerta del coche, se han subido exageradamente las sombras, con ello algunos reflejos que había en la puerta, los más difuminados, han desaparecido y el rojo de la puerta ha quedado absolutamente plano. Subiendo las luces otros reflejos, los más intensos, se han convertido en puntos y trazos blancos. Las sombras del tirador, en cambio han pasado totalmente a negro, un negro degradado pero también plano que mantiene la sensación de volumen.


Yo creo que el resultado es una imagen Pop art.

Rojo y negro
En la segunda imagen el proceso ha sido justamente el contrario, se han levantado las luces hasta hacer desaparecer el cielo de fondo y convertirlo en blanco. Creo recordar que también subí las sombras hasta llevar las ramas del árbol a negro.

Maraña

Comentarios

  1. Admirable capacidad para descubrir auténticos cuadros en la realidad colindante y enmarcarlos en las dimensiones adecuadas con los contrastes, brillos y saturaciones adecuados para convertirlos en obras de arte. ¡Enhorabuena de nuevo!
    Ya las había visto en tu Flickr y me habían encantado, como otras muchas. Ese concepto de fotografía es el que más me gusta. A ver si me voy dedicando e inspirando más, gracias a tus aportaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues así es, amigo wallace, a veces intento con mis fotografías hacer pintura y hasta me gusta imaginármelas en gran formato como si de un cuadro se tratase. Yo creo que esta afición viene de mi frustración por dominar, ni siquiera mínimamente, las técnicas de la pintura: el pincel para mí siempre fue una herramienta incontrolable. Así es que cuando descubrí que con la fotografía podía conseguir una especie de sucedáneo me llevé una gran alegría.
      En su artículo del suplemento de El País Babelia de hace unos sábados decía Muñoz Molina:

      Un arte nuevo tarda en encontrar el espacio estético que solo a él le pertenece. La fotografía empezó queriendo ser la pintura, y el cine quiso ser también pintura, postal coloreada, teatro, antes de aplicar sus capacidades técnicas a la representación de lo que le correspondía en exclusiva.

      Así es que puede ser que, en rigor, no puedan considerarse auténticas fotografías, pero la verdad, a mí me produce mucha satisfacción hacerlas.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PERELMAN, HÉROE O ENFERMO

Bocados de realidad XXIV