Entradas

Mostrando entradas de 2017

Bocados de realidad XXXVI

Imagen
Es ya una tradición de estos tiempos que corren, al final del año, echar la vista atrás y tratar de sintetizar lo que ha sido éste con una selección de “lo mejor”. Pensé, por ello, en hacer una entrada con las fotos de este año que me han dejado más satisfecho; decir “las mejores” siempre es relativo. Pero creo que las que podría incluir en esa selección ya las he ido poniendo en estos Bocados y no me apetecía hacer una entrada con fotos repetidas, así es que he pensado que mejor hacer una selección de imágenes que en su momento se quedaron fuera de estas entradas. Normalmente pongo dos imágenes en cada entrada por lo que muchas veces tengo que escoger entre varias candidatas, otras veces debo escoger entre imágenes muy similares porque no tiene sentido incluir más de una de ellas. Como les tengo aprecio siempre lamento que se queden fuera y esta es una buena ocasión para recuperar algunas de ellas.
Bocados II - Minimalismo



Bocados V - Buscar la belleza



Bocados VI - Pop Art

Bocados VII -…

Bocados de realidad XXXV

Imagen
Que los que mantenéis viva la ilusión infantil por la Navidad la conservéis y los que la hemos perdido podamos recuperarla.
¡Feliz Navidad!






Bocados de realidad XXXIV

Imagen
Desde mi ventana Puestas de sol
Hablaba hace poco de la diferencia entre las fotos que me gusta ver y las que me gusta hacer y me refería, como ejemplo, al retrato como un tipo de fotos que me gusta ver pero que no me gusta hacer. También me ocurre lo contrario, fotos que me gusta hacer pero que no me gusta ver: mi ventana da al oeste con lo que cada tarde tengo ante mí una puesta de sol casi diría que cada día distinta según las nubes que haya. Siento una necesidad imperiosa de fotografiarlas, tengo un montón de puestas de sol y me gustan, sin embargo cuando veo fotos similares no me llaman la atención, me parecen aburridas. Es curioso.
No me refiero a fotos de paisajes en las que la mirada puede demorarse observando detalles, sino a fotos del cielo, de los colores y formas que adoptan las nubes. Puede que sea esa carencia de paisaje lo que me hace poco atractivas esas fotos cuando son ajenas porque ya digo que en las mías me gusta detenerme, pero desde mi ventana apenas si veo una pe…

Bocados de realidad XXXIII

Imagen
Hace unos días, cuando hablaba de la fotografía como documento, manifestaba mi incapacidad para determinar qué imágenes de la actualidad adquirirían con el tiempo valor documental. Sin duda esto que voy a exponer es exagerado, pero… quién lo sabe. Lo cierto es que se habla cada vez más de la incomunicación, del auge de las relaciones virtuales, se muestran, como curiosidad, imágenes en las que se puede ver a personas abstraídas en la manipulación de su teléfono móvil y ajenas a la realidad que les rodea, en definitiva de la decadencia de la comunicación directa. Hubo un tiempo en que estas imágenes resultaban chocantes por lo curioso del fenómeno,  pero hoy ya no es así y ya no nos llama la atención ver en una fotografía o en la realidad a dos personas que supuestamente están juntas pero en la que cada una atiende a su móvil sin prestar atención a la otra, esa es ya una escena corriente. Se me ha ocurrido que tal vez sea este un buen momento para establecer como tema a fotografiar pe…

Bocados de realidad XXXII

Imagen
Desde mi ventana La iglesia
Frente a mi ventana está la iglesia. No tiene un estilo definido. Es grande y tiene una torre de planta rectangular, casi cuadrada, muy similar a otras que hay en pueblos vecinos. Puedo ver desde arriba alguno de sus tejados y parte del atrio elevado que la rodea. En algunos momentos del día sobre sus muros se dibujan sombras que arrojan los edificios vecinos o unos volúmenes sobre otros, al atardecer el sol enciende sus sillares de granito color crema y los torna rojizos a la vez que saca brillos en las tejas.


Los pájaros: palomas, gorriones y, cuando es la época, estorninos o vencejos hacen de los tejados y muros de la iglesia parte de su hábitat. Los estorninos, por ejemplo, se reúnen al atardecer sobre la torre, otros, como los gorriones, construyen nidos en sus aleros y en algunas oquedades que encuentran entre los sillares. Todos ellos andan por sus tejados y huecos de los muros o utilizan como posaderos piezas metálicas clavadas en dichos muros que algu…

Bocados de realidad XXXI

Imagen
Estoy en crisis. De repente las fotografías que hago no me dicen gran cosa, me cuestiono si tienen interés y, sobre todo cuál es el interés si es que lo tienen. Me parece que estoy haciendo siempre las mismas fotos, quiero hacer cosas distintas y claro, ando un poco perdido y desanimado.
En estos casos, para superar la situación, uno suele hacerse la pregunta clave: ¿qué es una buena fotografía? Buscando respuestas he visto un par de páginas en blogs de otros fotógrafos que tratan de responder a esa pregunta, seguro que también atravesaban una de estas crisis; y sobre poco más o menos, tras admitir que es una pregunta de difícil respuesta, la disertación discurre por los terrenos que transitaba yo en mi anterior Bocado,cuando la crisis ya me estaba acechando: las cuestiones estéticas, el hecho de que la fotografía cuente algo, el valor documental… Concluyen diciendo que una buena fotografía es aquella que, por alguna razón, conmueve a quien la ve, le llama la atención y le obliga a d…

Bocados de realidad XXX

Imagen
Desde mi ventana
Escenas
Desde mi ventana puedo ver también algunos tramos de las calles principales del pueblo, por lo que suelo hacer algunas fotos de la vida cotidiana que podría considerarse que forman parte de ese estilo tan de actualidad que se denomina street o fotografía callejera. Creo que en este tipo de fotografías confluyen varios campos de interés que hay que conjugar adecuadamente: En primer lugar están los aspectos puramente estéticos de la imagen, que vienen determinados por factores como luces y sombras, color, composición, etc. En segundo lugar está el interés concreto del motivo fotografiado, que se puede referir a una situación o a un personaje y finalmente está el valor documental. En cuanto al primero de los aspectos mencionados, el valor estético de la imagen, es algo común para cualquier tipo de fotografía, algo que yo busco siempre y que ya he tratado aquí otras veces, por lo que no voy a profundizar en su análisis en esta ocasión.


En el interés concreto de lo …

Bocados de realidad XXIX

Imagen
Creo no faltar a la verdad si afirmo que el otoño es una de las estaciones preferidas de cualquier fotógrafo. Los árboles se visten con llamativos colores cálidos que van desde el amarillo hasta el rojo pasando por toda la gama de ocres y contrastan con los verdes que se resisten a desaparecer. Pero además la luz es más suave, ya no es la cegadora del verano. Así es que una entrada dedicada al otoño es inexcusable.
Hay fotos impresionantes de bosques en otoño. Sin pretender competir con ellas, tampoco creo que pudiera hacerlo aunque lo pretendiera, tengo algunas que me gustan. Creo que mi favorita sería esta que pongo en primer lugar, Otoño en el parque, si no lo es completamente es porque me molesta un tanto la presencia de esa persona sentada el banco, creo que ni la vi al hacer la foto. Lo que yo pretendía era captar el colorido; el suelo del parque, de cemento rojo, venía muy bien. Si esa persona que aparece en el banco se viera con claridad la foto tendría otro carácter, ya he h…

Bocados de realidad XXVIII

Imagen
Ya he dicho que tengo un ventanal que es una atalaya extraordinaria para hacer fotos. Creo que nunca he hecho tantas ni con tanta comodidad y aunque inevitablemente algunos temas se repiten, lo cierto es que estoy bastante sorprendido con la variedad no sólo de temas sino de tipos de fotografías, de hecho ya he puesto aquí varias que se pueden reconocer fácilmente, tantas que se me pasó por la cabeza crear una nueva categoría en el blog titulada Desde mi ventana en la que ir poniendo esas fotos. Finalmente he pensado que pueden constituir una sección dentro de estos Bocados que irá apareciendo de vez en cuando.
Desde mi ventana La plaza
De todo aquello que veo desde mi ventana voy a empezar por la plaza. Ya no es aquella en la que jugaba de niño, que tenía zonas de cemento donde jugar a los platillos o bailar las peonzas y zonas de tierra donde jugar a las bolas, que tenía jardines y se llamaba Plaza de las flores. La reformaron hace ya bastantes años para hacer una plaza “dura”, basta…