Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2016

CL-517. Adiós a un árbol

Imagen
No hay muchos árboles en la llanura castellana por la que discurre la carretera que va a mi pueblo: encinas, casi siempre dispersas, algunas solemnes, otras, amputadas por algún rayo, han perdido su rotunda redondez y muestran, deformes, su frondosidad asimétrica en un esfuerzo por sobrevivir que parece titánico.

En algunas fincas, el ganado que pasta ramonea las hojas a su alcance y todas las copas se ven recortadas por abajo al mismo nivel, como si un jardinero las hubiera podado con una precisión milimétrica.

También hay robles de troncos finos que se juntan en grupitos, a veces solo dos, a veces más y, como si ejecutaran algún tipo de danza, acoplan sus copas incompletas para, juntas, dar forma a una única copa perfecta.



La carretera va de E a O -dicen que es una carretera faIangista porque siempre vas cara al sol-. Al atardecer, camino de mi pueblo, voy mirando las siluetas negras recortadas sobre el fuego del cielo. Me gustan sobre todo en invierno, sin hojas, solo las ramas, co…